“A perro flaco no le faltan pulgas” – Por: Rubén Estevez

Un viejo refrán dice que “A perro flaco, no le faltan pulgas”, indicando que quién padece problemas, parece que estos se suman y en esta historia el “tricolor” sin dudas es el perro flaco.

Ya señalamos, reiteradamente en este sitio los multiples problemas sufridos por el equipo de José Ingenieros, que comenzaron antes del campeonato inclusive, con los insólitos manejos dirigenciales, pretemporada perdida, renuncia del presidente, rebaja de sueldos ¿Aceptada? aun tenemos dudas, lesiones graves (Sparapani, Agotegaray y Medero), la ida del técnico Bianco, etc, y anoche como si todo fuera poco, una nueva “pulga”, el arbitro Ariel Gonzalez y sus colaboradores.

El juez le regaló a Chacarita el penal que definió el partido y los líneas ayudaron con sus desaciertos. El pito Gonzalez parece querer trascender cobrando penales insólitos (ya lo padeció Ferro). Gimenez el sargento retirado puede dormir tranquilo, tiene sucesor.

Almagro tuvo la pelota todo el partido pero como viene sucediendo su ataque es más inofensivo que un “chasquiboom”. Tanto es así que en la primer etapa la jugada más peligrosa fue una rebote de Precone… en contra de su valla.

Creemos que anoche se deben haber idos preocupados todos, los de Almagro por lo ya comentado y la gente de Chaca, supuesto candidato al título por su pauperrima tarea. Anoche ganó, pero jugando asi el campeonato está más lejos de lo que a priori parece.

El cabezón Trotta (7mo técnico en un año) hizo algunos cambios buscando algunas respuestas, la inclusión de Vergini, Alagia y L. Gómez entre otros no aportaron soluciones, más allá de que el tricolor tuvo la pelota pero sigue sin saber que hacer con ella.

Pasan las fechas, Almagro no suma, los rivales si y de no suceder un milagro todo parece anunciar que la pobreza de un plantel mediocre, mal pago y peor conducido solo augura un futuro de “Primera B Metropolitana”. Ah..! algunos directivos oficialistas parecen más preocupados por la propaganda electoral que por éste lastimoso presente.

Rubén Estevez

Deja un comentario